lunes, 29 de febrero de 2016

TIMÓN.



Oh, vida. Te me haces eterna pero sé que no es así.

Acabo de reclamar la vuelta de una ración de churros y tardaron como cinco minutos en devolverme cuarenta céntimos de euro. Si tiraran ese aceite del bol que los refrié por las murallas de Dubrovnik nunca serían conquistadas. El aceite de girasol tiene esa bondad en las quemaduras que tardan años luz en curar.
A estas horas de la mañana del lunes les da por poner dos gardenias de Machin y qué sé yo. Por la barra se comen el chocolate a puñados, y hay como una nostalgia entre lo que parece el primer roció de una mañana de casi marzo.

No sé bien por qué designios me fui con la bragueta abierta.

Te mueves por las calles con azúcar en la boca y sacas la lengua y te lames. Los árboles han crecido dos palmos esta noche, y todo son figuras geométricas y errores de paralaje.
Tengo la impresión de que llevo un barco por la calle y que en el timón voy yo dando tumbos, y algo me escuece en la barriga.
Debo vomitar en la esquina de novedades Eloina mucha coca cola y restos de una pastillita de Superman disueltos. La cosa no fue a mayores, me he quedado con los churros en el estómago y los cuarenta céntimos que llevo aquí.

Cómo adivinar que soy yo.
Qué será del amor si un día se paran las levas y tus dedos no notan la diferencia.
De qué vivirán nuestros corazones sin nada que consumir. ¿Saltarán por los aires?





sábado, 27 de febrero de 2016

COSAS Y SOLETES.



Ella quizás no dijo nada, pero si que pensó, pensaba, recogió los canelones hacía un lado de la mesa porque no eran de su gusto, fue a la despensa y trajo dos chorizos de culero, picantónes . Ya había dejado dos patatas de spunta cortaditas en la sartén, la patata se lastimaba en el aceite hirviendo, les dio vueltas, y las patatas gritaron con más lástima. Al chorizo no le fue bien en el aceite de oliva y también gritó, llevaba un tajo en su barriguita y soltaba borbotones de especies que agitaban un pimiento rojo carnoso, suave, y otro del piquillo verde, y tres con forma de corazoncito de lamuyo, y luego los dos huevos de pita de caleya como dos soletes soltando pompas, casi al final, se quedaron como un sol amarillo, enteritos para aplastarlos con suave pan de centeno.
Y aquella sombra del vino tinto picudo reflejada sobre la mesa como un láser.
Y aquella mariposa blanca que ya estaba ayer y antes de ayer y antes de ayer dando vueltas como un Sputnik.
Y un poco de claridad y de cielo sobre un lado de los cristales, por un patio de luces que parecía bajar hasta el infierno.
Y a veces y a veces.
¿Sabes que por allí nunca se escuchaba a Jacques Brel?

lunes, 22 de febrero de 2016

AIRE.



Tengo que decir que me admitieron en el hospital general por causas de alergias que se manifiestan en forma de insuficiencia respiratoria superior y ataques de asma esporádicos que cada vez se repiten con más frecuencia. Lo que me parece raro, muy raro, es que me han transferido a la unidad psiquiátrica porque me dicen que mis factores psicológicos son los que desencadenan las orígenes de mi enfermedad, llamándole patrón general de tendencia psicológica. Pero desde niña siempre mi madre me cuidó de sucesivos casos de infecciones respiratorias, tengo ese sopor aquí, esa reminiscencia a eucalipto cuando mi padre me sobaba y sobaba sobre mis tetitas el Vick VapoRub. Ahora mismo me prescriben Levalbuterol y Salbutamol que me alivian momentáneamente las molestias. Tengo que decir que desde hace dos años mi irritabilidad ha ido en aumento y me es imposible realizar con asiduidad mis labores domésticas, incluso, me veo y deseo para poder freirle dos huevos a mi marido, por mi fatiga y algunas veces esta debilidad extrema que me afecta. El tema se me agudizó después de una operación de una osteítis, que algunos galemos me decían que era pura histeria, algo que yo creo que ya no se lleva. Mi estado natural es esta apetencia a estar tumbada sobre el sofá o sobre la cama, sin muchas ganas de nada, sin casi ganas de comer. Cosme llega y se desespera, le huele todo mal, y a veces sólo se le ocurre follarme con mucho dolor, a lo bruto, según estoy, con este vacío aquí, con la boca abierta, que casi no queda nada de aire que respirar

domingo, 21 de febrero de 2016

OLOR.




Palabras de cosas
. . por ejemplo: almendras. Y flores de camelias que huelen bien.
Y la pasión de la carne.
La arena donde el mar es limpio.
Tu cuello desde este precipicio
que huele a piel.
Manzanas abiertas en canal
como asesinadas.
El musgo empapado por la lluvia.
La noche llena de asfixia.
El café que sale tan negro.
Tu boca que aún recuerda
cómo saben las cosas.


Y lo del alma.

martes, 16 de febrero de 2016

PALABRAS.



Palabras sombrías, sin luz,
palabras que cuando caminan no dejan sombra, invisibles.
Esas palabras.
Ver el futuro hasta un segundo, describirlo.
La mano que baja por la pendiente de tu espalda
sin saber el final.
El oído posado para escuchar el latido de otra vida.
El abrazo que te aprieta para esconder tu angustia.
Y sobre todo palabras sombrías, invisibles,
algunas tan mágicas,
que no las olvidas nunca.