lunes, 2 de abril de 2012

NO LO OLVIDARÉ NUNCA.



El niño subido sobre una silla que mira a la oscuridad.
Yo he visto su gozo sobre el árbol caído, y el árbol muerto.
La noria dando todas esas vueltas.
La melodía que sube de la plaza: saxo solitario (aquí su forma de voluta).
Saxo estruendoso a veces, sutil voz que nunca más. Y una llamada.
Ahí estuve. Sinceramente lo digo.
Hubo alguna vez una puerta rota y unas escaleras pendientes. Olor a lejía.
Y la llamada por primera vez, y desde entonces todas las llamadas.
Una voz larga. Una orden de repente. Desde ese día.
Se puede esperar una llamada. Siempre (las más horribles en la mitad de la noche).
Aún los ilocalizables pueden esperar una llamada.
Desde ahora la llamada me perseguirá siempre.
Por primera vez el sentido de mi nombre. Y luego.
La llamada es indispensable para reconocerte.
Todo ocurre porque existe una llamada. No es una broma.
Todo les puede ocurrir a los que viven.
Y de repente una carrera inalcanzable. Había sido llamado.
Era una cita sentado sobre un árbol muerto, carbonizado.
Aún estaba el resplandor del fuego sobre las hojas haciendo sombras grotescas.
Giraban y giraban hombres y mujeres cogidos de los brazos.
La noria dando todas esas vueltas, al son de  un saxo solitario.
Una melodía.
Todo bajo las estrellas.
En el cine echaban el tercer hombre a la intemperie.
Era un hombre llamando a una puerta. No lo olvidaré nunca.

8 comentarios:

Anita Noire dijo...

Pase parte de mi vida con el temor a que el teléfono sonara a medianoche. Me pase otro tanto sufriendo si no dormía con el teléfono en la mesilla de noche. Cuando ese tiempo pasó, a la espera de que lleguen otros que me devuelvan a ese infierno, me costó un mundo dejar de dormir con el teléfono cerca.
Un beso

Kenit Folio dijo...

Sí, Anita. Puede ser angustioso.
Hay una jotica aragonesa, enorme, que se tiula: a las tres de la mañana.
Y habla de eso.
Gracias por leerme.
Un beso.

Poma dijo...

Piel de gallina al acabar de leerte Kenit.

Kenit Folio dijo...

Un abrazo Poma.
Gracias por haber estado por aquí.

Anónimo dijo...

poemizas muy bien

Ina dijo...

Esto es como un mal sueño, de esos que provocan angustia. Hm.
Un beso.

delia díaz dijo...

(escalofrío)


abrázote

La abuela frescotona dijo...

en todo el recorrido del escrito no dejo de imaginar y oír el personaje melancólico del saxo, las figuras me llevan a muchos momentos del pasado cuando el temor implicaba la seguridad, la vida, el amor, cuando se llega a un tiempo de existir, sabemos que esa "llamada" llegará inexorable..
saludos querido Kenit