domingo, 11 de julio de 2010

LA ROJA.


La enciclopedia de las calamidades humanas describía semejante clase de suplicio, típico al parecer de las regiones y pueblos orientales, estuvo muy en boga especialmente entre los turcos. Los reos, desnudos y ensartados en palos muy robustos y primorosamente afilados, cuyas puntas sobresalían a través de sus espaldas, hombros o boca, permanecían agonizando largo tiempo, expuestos delante de las fortalezas o castillos señoriales, para que semejante final sirviera de señal ejemplificadota o aterrorizante a todos los demás.
Y aún así, mi alma que ha salido de mi cuerpo, ha extraído de los anales de las historias antiguas descripciones figuradas de torturas sublimes al lado de pendones, y banderas coronadas.
Mi alma, se dispone hoy a verme, delante de mi Full HD", 60 pulgadas (152 cm) 16/9, 100Hz, TDT HD, expuesta a los terrores inmediatos, empalado sobre mi sofá cama, amplio de cerveza en mi nevera, con dos empanadas de bonito, y tres de carne.
Estaré aquí, ligero de ropa, desde las 15 Horas hasta las 24 horas, empaladito, mientras mi alma descansa, sobre el pedestal del castillo, viéndome, de espaldas, el pico afilado de la estaca que me sale por mi cuello.

2 comentarios:

LOSTTOTHERIVER dijo...

Ya que estas en la cama, tumbadito y empalado, aprovecha los tiempos muertos y ya sabes, empala todo lo que puedas.
Un saludo

KENIT dijo...

No empalé mucho...Un abrazo