viernes, 2 de julio de 2010

RELLANO.


Mi bloque es de los antiguos, y no tiene ascensor. Son seis plantas y subir al quinto me cuesta lo mío, me lo tomo con calma las cuatro veces que suelo subirlo y bajarlo cada día. A saber: a eso de las siete y media de la mañana, a las dos de la tarde, a las siete de la tarde, y con alguna costumbre, si voy a la sidrería, a las ocho de la tarde. Los domingos tengo una rutina de bajada y subida menor, porque duermo la siesta. Muchas veces había visto a Mariola y a Paquita en el rellano del tercero. Son vecinas de puerta, con aldaba una, y santón de los antiguos la otra, sobre las mirillas de corredera .Siempre estaban así (ahí) con sus catarsis: “Y me dijo ella” “Y yo le dije” “Y la muy fresca me contestó”. No parecían llevarse mal del todo, con sus bolsas de plástico del Alimerka arrimadas al zócalo de madera. Y sus:”Pues hija, eso me dijo”. “No me lo puedo creer”, o, “Vaya morro que tiene”; “Y ella me contestó, textualmente, déjala en casa de tu madre, la muy falsa”. Cosas así se decían.
Fue el domingo pasado cuando subía mí calvario de escalones añejos, con mis piernas viejas, dando pasos dóciles, un poco quemado por el calor, cuando las presentí allí. Antes de llegar al rellano noté algo raro en las voces, eran un tanto imperantes, procaces y agresivas: “Vamos a ver, pija, tú ami no me dices eso, so cerda”, creo que era Mariola. “Un día te vamos a partir la cara, hija de puta”, creo que era Paquita. Cuando enfilé el rellano ocurrió el suceso cruento; las traspasaba por el medio con mi “perdón” habitual cuando se enzarzaron con las manos, y yo me vi cruzado por aquellas dos zarpas que se agarraban pelos y muñones. Os quiero decir que vi peligrar mi integridad física, no hay agresividad más animal que verse entre las dos caras de mujeres que se zurran. Intenté separarlas, con voces que no recuerdo: “Pero amos, hombre”, creo que dije. Me gané dos arañazos en mis pómulos que ahora mismo parecen la señera catalana. Allí se quedaron, os lo aseguro, dándose badana: “Que me la sudan mucho, estas dos zorras”.”Como si las folla un pez”.

1 comentario:

Anita Noire dijo...

Eso es peor que esta mi comunidad.