viernes, 17 de diciembre de 2010

HOY NECESITO VER EL MAR.


Y además hace mucho tiempo que no te veo, y me da que esto es la distancia; para nosotros es el cosmos de tan alejados que estamos.

Hace tanto tiempo que no veo tus ojos viejos que ha llegado el cansancio a los míos.

Quiero perderme por las calles que frecuentabas por si ya estás de vuelta y se te ocurre amarme otra vez.

Y miro al cielo y hay Dios.

Y vuelan altas las nubes con su peso de algodón, y yo no sé que pensar, y me quedo quieto a recordar por si vienes frente a mi.

Pensar en la muerte es horrible.

Sucede que aún debo amarte y esto es un impulso, esto es por si la calle te devuelve.

Y si ha sido la muerte no hay nada más que contar.

Hoy necesito ver el mar.

1 comentario:

Anita Noire dijo...

Hay días que son así, uno necesita ver el mar, o el monte, o las arrugas imaginadas de la almohada en la que su cabeza ya no está.
Buen día.