viernes, 21 de enero de 2011

ROMPERLO.


Es una casualidad que tenga que hacer un poema de amor tan apresurado, se dice: casualmente lo pensaba en este momento; y es que estás tú.
Será el doscientos ocho billones un millón cuatrocientos mil noventa y ocho registrado por la humanidad con copyright de autor, por si las moscas.
Y digo.
De esta cantidad ingente, se descuentan:
poemas de desamor; los oníricos deslumbrados por mensajes celestiales; poemas en actos posesivos; los que te dicta la tristeza; poemas por ansiedad; los que te comenta la locura; si eres un asesino y eres poeta; si eres un predicador y engañas; si dejas rastros vocalizados de Satanás y hablas como los ángeles sobre un cajón de cerveza; aquellos que dices sin mirar a los ojos; aquellos que te salen por rencor cuando te aplasta el cielo; poemas con ideario político; poemas sociales para agitar a las masas; poemas con metáforas; poemas melódicos muy repetitivos; poemas de presidiario; poemas cantados al mar que no tienen fondo de atardecer:
-y y y y etc etc etc-.
Quiero decir también que descuento todos los que Thomas Dylan tiró a la papelera, aún siendo extraordinarios, por ser de poeta patentado.

Esto es un poema de amor para ti que no te conozco, y me hablas todas las noches a través del ojo de una aguja en mis oídos.

Digo palabras de exorcismo en una ceremonia, debo quitarte de mi mente, hablo al revés para que me entiendas.

Empiezo diciéndote que te quiero obsesivamente en el sentido estricto de lo que significa obsesión, es una descorazonada locura, cuando me acompañas en todos los caminos, incluso, en los caminos del sueño sobre líquenes de colores y árboles que en los poemas siempre besan el cielo.

Estás conmigo. He visto tú contorno. Estabas en mi lecho, esa figura que son varias curvas formadas por las sombras, tus piernas encogidas, tú piel dejando un rastro de luz azulado, y todas las cosas inmediatas que tengo dentro de mi espacio.
Eres como un milagro,
en este mismo momento en que se me ocurre un poema de amor, sin haberte conocido.
(Eres el milagro).
Eres lo imaginado.
Lo intocable.
La ternura.

Y a esto hay que ponerle flores, y un susto, un eras tú, un me mirabas, un me estremecí, un si estás tú, un se acaba el mundo, un me rompes el corazón, un no me hagas daño, un te soy indiferente, un estás jugando conmigo, un de qué vamos a vivir, un me muero cuando me tocas, un cuando te digo que te quiero, un me vuelves loco, un cuando estoy dentro de ti no existe el mundo
(si existe, pero me das mucho gusto cuando me estremezco).

Un un un un un….

Es una casualidad que deba hacer un poema de amor precisamente hoy viernes veintiuno de enero Santa Inés, y eso,
no sé sí te llamas así, y eso,
no sé cómo es cuando se está cerca de tus ojos, mirándote de esa forma tan extraña en que miran los enamorados, como si como sí…,
no sé cómo decirlo.

El amor es un tipo de esquizofrenia y sólo se cura sin pastillas si los dos existen y se aman.

Bien.
Te digo. Me levanté y hacía mucho frío. Lo primero que hago: me acuerdo de ti, realmente no es hacer nada, es acordarse de ti, de tú cara, qué estarás haciendo ahora, adonde irás, si tienes esas sensación de miedo a la amplitud, si estás en el punto más alto de la montaña y eres toda tú llena de gracia y alegría, si vas a bajar al valle donde tocas la angustia y la tristeza , si viajas a algún punto de la tierra, o simplemente te sientas en un parque a tomar el sol, y y y , de tus ilusiones y esas cosas, si te preocupa lo que va a venir, y ya ha venido.

Algunas veces pienso que juegas conmigo, y me da pena, aunque te quiero tanto que no me importa si te divierte.
Dejaría que me ataras así como te guste, dos manos a babor, dos pies a estribor y tú en el palo mayor con todo el viento a favor horadando mi estómago.
Nunca gritaré de horror si eres tú quien me navegas.

Casualmente pasaba por aquí y tuve que hacerte un poema de amor, sobre la marcha, sin corregirlo mucho, no le des más vueltas.
Si me quieres un poquito, me daré por contento. Déjame imaginarlo.

(Fue un poco rápido. Los poemas de amor hay que pensarlos con calma. Ya no tiene remedio).

Si quieres puedes romperlo.

4 comentarios:

Anita Noire dijo...

Si lo rompe es boba.

KENIT dijo...

Gracias, Anita. Le cambié el título y funcionó. Así que mantengo los dos, el que tú colgaste y este. Buena tarde. Un abrazo grande.

Anita Noire dijo...

Igualmente Kenit, buena tarde y buen día.

Cuervo dijo...

"Nunca gritaré de horror si eres tú quien me navegas" ... Precioso.