viernes, 6 de mayo de 2011

CÓMO ME HAS OLIDO HOY.



Me da que te huele el coño,
como los calamares pasados de la nevera;
pero no me importa.
Qué diferencia hay entre esos olores y otros:
naranja, almendra, lichi, rosa, peonia, miel, iris, musk, heliotropo, vainilla;
de tú cuello,
de la regaña de tus tetas,
de la línea recta de tú nuca
-lleno de todos los aires mediterráneos-.
Según me acerco al valle de las tormentas,
me apestas.
He de hacer de tripas corazón.
He de seguir.
He de seguir.
Como si tomara un horrible medicamento.
Abrir tú almeja siempre es una sorpresa.
Puede haber hasta un llavero.
Hoy me rasca la barba de tu coño.
Y lo escupo para cambiarle el sabor.
No puedo pasar sin bajarme ahí.
Me alimenta.
Luego, si quieres, me la chupas.
Lo mío,
es como un rastro sabroso de pellejería.
Nunca olvidaré cómo me has olido hoy.

6 comentarios:

Tamatea dijo...

Joder, juraría que hemos cenado lo mismo.
http://lagrutaroja.blogspot.com/2011/05/pescado.html

KENIT dijo...

Esto es sólo para rendir un homenaje a tu exquisito salmón.
Un saludo.

Anita Noire dijo...

¿Dónde compras tu los calamares?
Juas

VeroniKa dijo...

has ido de compras al mercado, verdad?

por aqui solo huele a café..:S

besos

Magenta dijo...

Qué rico, K. Me encanta :)
Aromas de primavera y buen humor.
Juas!

aina dijo...

Algunos hombres tenéis dos hígados.