lunes, 23 de mayo de 2011

ESTAMOS VOTANDO.



Me gustan las pelis de Schwarzenegger y las de Chuck Norris, mientras tengo mi dedo en su coño, el dedo del medio de la mano derecha.
Y la abrazo con el otro brazo, y con la mano del otro brazo comemos palomitas con la boca.
Mi dedo de la mano derecha es de sesión continua.
Ahora mismo:
Gandalf caído en el abismo, poseído por Sarumán.
Ponte encima de mí, cacho cerda –le digo educadamente-.
Todos los cinéfilos se han marchado, machácame – le digo educadamente-.
Como puede..., se readapta como puede:
un brazo de ella, otro brazo de ella me abrazan. Sus manos cogidas sobre mi nuca,
me abrazan. Está más caliente que una fragua: suelta vapor por las tetas.
Su culo es un esplendor.
Le huele la raja a verduras y a arroz con bugre, mi cachorrillo huele a cecina y a salmuera. Hay un líquido por sus pantorrillas pégalo todo. Nos encontramos cuando la reina de los Elfos se aparece como una virgen: daría hasta pena comerle el coño sobre los líquenes que reposan en las raíces de los árboles,
perdidos en el Bosque en Lothlórien – de tan fina que es-.
Ufffff, yo quiero a mi guarrona, a mi gochona.
Su culo está sentado, dos inmensidades, dos culos, mi polla le llega todo lo adentro que puede -creo que está en los labios menores, haciendo señas, no más allá, aún.
La butaca chirría como un palo mayor tendido a barlovento. Y me infunde respeto.
Qué burra es.
Me machaca sin piedad.
Yo me escurro por si puedo penetrarla, más y más.
Que le den por el culo a tooo.
Esto bota, estamos votando.

2 comentarios:

Poma dijo...

Si , señor ¡¡¡ Eso es una buena "Votación"
:)

Anita Noire dijo...

La revotación es lo que importa.