sábado, 18 de junio de 2011

SERÍA MÁS FELIZ.




Llevo un tiempo con la mano palma arriba.
Sí.
Los pelos del pecho también están cansados y tan viejos que parecen azafrán en rama.

Me llamó por teléfono Amparo para que no tuviese miedo, y me dijo, abre la ventana que ya hay luz.

Hoy si me mandan a buscar una de churros no quiero ir. No quiero ir a buscar latas de bonito, ni pan bregado. Me quiero morir de hambre como ayer.

Llevo dos semanas así. Huele todo. Si vas por el aire te pegas. La cisterna hace una semana que hizo glu. Y una camiseta de felpa que tengo le ha salido el veintitrés en la espalda.

Las bombillas y una rosquilla de neón en el techo de la cocina no dijeron nada. Fue un silencio.

Me cago en la puta que parió too.

Sí.

Yo sé que hay alguien por ahí que aún me quiere, tengo ese presentimiento.

Pasaron una variedad enorme de pájaros en escuadrón.
En mis uñas hay líquenes que crecen con la humedad.
La mano hacía arriba está así por una casualidad extraña.
Usualmente suelo permanecer con la mano cerrada.
Quizás mi mano esté desvanecida.
Un lenguaje no verbal que no sé lo qué quiere decir.

Si me hubieran preñado por el culo sería más feliz.

3 comentarios:

MagaRl dijo...

Desolador paisaje... pero abriste mis ojos! Debo estar atenta a las plantas que crezcan bajo mis uñas...

delia díaz dijo...

cuando escribes así, siento un deseo intenso de abrazarte apretándote tanto hasta meterte dentro de mi pecho, aunque me perfore el esternón y tú te deshagas

igual es mejor preñarse por el culo

Poma dijo...

No creo Kenit, eso de preñarse por el culo , debe de ser duro , Aunque , puede que ciertas angustias vitales , superen esa dureza.