viernes, 1 de julio de 2011

PENSAR DE NUEVO.


Mis dudas habían empezado a eso del mediodía. Es ese estado en que te paras a pensar y luego prosigues y prosigues, parándote otra vez a pensar. Estuve así unos diez minutos, algo que no es normal en mí. Los que me conocen saben que soy decidido y que pienso las cosas lo justo. El caso es que venga a darle vueltas sin encontrar la solución sobre aquel dilema (llamésmole así), que ya empezaba a obsesionarme. Me habían dicho que así se iniciaban los conflictos, y que de allí a la desesperación existía un corto paso. Cuando estaba llegando a las doce y diez, se me vino aquella idea congruente y desistí del intento. Cerré la llave del gas y abrí todas las ventanas. Así es como se lo cuento, así sucedió, y no vamos a darles mas vueltas a las cosas. Sólo deseo, Señor Comisario, que no me de por pensar de nuevo.

4 comentarios:

Pepe Cabrera dijo...

Muy bueno. Este obsesivo la próxima vez no entra en conflicto, seguro.
Un saludo

Poma dijo...

El calor, tanto calor, no es bueno para pensar.

Buen fin de seman.

Steppenwolf dijo...

Lo sabía. Es un tema muy delicado, observa que los suicidios no aparecen en los periódicos ni en la televisión. ¿Una ley no escrita?, ¿Una recomendación de las autoridades?. Un mando a distancia debe servir para encender.... y apagar.
Saludos.

Anita Noire dijo...

meter la cabeza en el horno, en pleno ataque de pensamientos, no ha sido nunca un gesto extraño. Sólo que en mi caso, de pichirrí, mi cocina es electrica. Creo que el destino siempre quiere darme una nueva oportunidad.