martes, 23 de agosto de 2011

NOCHES DEMASIADO LARGAS.


Yo soy de correrme fácil.
A veces un pie arriba y un pie abajo y ya me corro.
Benerita me dice: ya.
Y yo le digo:ya.
Todo esto es por la noche. Grajean gaviotas. Aceleran motos. Y hay voces de una calle que está muy cerca.
También un coche parado en el semáforo. Luego arranca. Luego un acelerón. Luego un sonido industrioso que es el silencio, un buuu de máquinas lejanas. Y entre todo esto el silbido del último tren. A veces.
Me dice, anda ven, ponte encima, y me pongo.
Es eso que tienes que pasar la pierna, salvo que entres por la horquilla. Sus piernas en forma de y griega, de al revés.
La noche empieza cuando me marcho de entre sus muslos. Sus amplias espaldas son como la Muralla China a lo lejos, sus espaldas desnudas llenas de vapor, gotitas infinitesimales de lágrimas.
A veces a mi se me aparece el Niño Jesús, y me dice todo muy bien, o casi bien, la follas técnicamente bien.
También el Arcángel San Gabriel me dice que soy el penetrador solitario. Me animan.
Ya he dado la vuelta.
Hay noches demasiado largas.

1 comentario:

eva-escort madrid dijo...

Que el niño Jesús se aparezca y diga que follas técnicamente bien me da que pensar.