miércoles, 23 de noviembre de 2011

PARA RECONOCERME.



Había supuesto que si Plotomeo tuviera razón el sol no alumbraría diferente.
Ni los días serían distintos ni con distinta luz.
Ni las noches diferentes miradas desde un precipicio.
En el fondo,
a mi me horroriza que si desaparezco nadie pregunte por mi,
cualquier día, a cualquier hora, mientras la tierra está en un stop.

Había supuesto que con lo que cuestan cuatro tornillos Allen
del Curiosity que se va a Marte,
podría vivir toda mi vida con cierta opulencia, sin rasgarme las vestiduras
en los supermercados.

Había supuesto que si los representantes del pueblo
escogidos democráticamente no me hubieran fichado,
para estrujarme siempre,
podría vivir sin sobresaltos angustiosos.

Que haya poetas cursi no me importa,
que el 90% de la población haga algún día un poema
tampoco,
que describan que el aire es una caricia, cuando es fétido,
tampoco
y cosas del corazón y del alma
tampoco.
Yo sólo deseo que si aparezco muerto
haya alguien para reconocerme.

2 comentarios:

Poma dijo...

Me ha encantado . Lo comparto ( si me lo permites)
:)

Anónimo dijo...

Eres marginal, me gusta cómo escribes.
Peixe.