viernes, 18 de noviembre de 2011

Y FRÍO.


Me puedes decir que todo es todo,
que lo inmenso se establece
cuando quieres describir la libertad.

Que  son influencias de este mundo
el que te puedas quedar callado,
cálido aún,
en medio de la penumbra.

Y que por si acaso, para que sea llevadero,
te hablan del dolor como algo pasajero,
e inmediato, que debes estar preparado
para regresar al silencio.
Ya desde siempre.
Abiertas todas las puertas.
Estando ya desestimado,
inexistente,
y frío.