lunes, 30 de enero de 2012

HUMILDE OLVIDO.


De todo lo que puedas sujetar con las manos, con desesperación, en el hábito de llevarte, sólo una cosa se te olvidaría, coger tres panes para bendecir lo que has robado.
De todo lo que ha estado a tu alcance y has observado con ojo de agrimensor, forzando tus brazos para recogerlo, sólo una cosa se te olvida, quién lo ha sembrado, después de oradar la tierra, quién ha muerto unas horas sobre la cosecha.
Si hay que devorar una rata, tú tienes planes inmediatos.
En el límite más extremo de las hambrunas, formarías un previo concepto,
de cada una de sus partes, para llevarte la más preciada.
Luego está el humilde olvido
.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

un día se me van a hinchar las pelotas...יהודי

Anónimo dijo...

joder, te admiro, coño que sí

Allek dijo...

Hola que tal..
después de unos meses obcecados
vuelvo a tomar las riendas de mi Caja De Zapatos..
he vuelto con una nueva nota llamada “Secándonos”
te invito a que sigas leyendo..
un abrazo fuerte!!!

kasioles dijo...

Hay veces que recurrimos al olvido para no pensar, para no sufrir, para que no nos recuerde lo vivido.
Otras personas, no quieren borrar de su mente los recuerdos, es una bella forma de valorar y dar gracias por lo que se tiene.
Te dejo un fuerte abrazo.
kasioles