domingo, 15 de enero de 2012

VIVO.


No he bendecido los alimentos, de otro sudor, que hay sobre la mesa.
Ni a ti que me has besado a pesar de todo.
No doy gracias por recordar que día es hoy,
ni me disculpo,
por ese rastro de odio que me mantiene vivo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

qué preciso eres, judio. Hoy no leerías la Toráh.
te llamaré cerdo poeta.

delia díaz dijo...

sabes, kenit
me gusta pasearme por tus tripas y sin permiso
y descubrir cosas como ésta
beso