viernes, 10 de febrero de 2012

ESPALDA.


…he medido sus proporciones en todo
lo que podría suceder
lo que no ha sucedido
lo que está sucediendo
su espalda era débil y estricta
como un producto seco
cuanto más la besaba
más me apetecía seguir besándola
pensaba en todo lo que me apetecía
cómo acercarla más a mi boca
por si era la última vez
y había calculado mal
las medidas de su alma.

5 comentarios:

Bandada de palabras dijo...

cuántas veces tropezamos dando voz a los prejuicios... Y qué poderoso es darse cuenta de ello!
Preciooooso :)

Anónimo dijo...

Por lo que me digiste en el poema de ayer, no has publicado nada. Es una pena. He sido una aficionada a la poesía, de siempre(lo sigo siendo). Y te aseguro que el 90% de lo publicado no le llega a lo tuyo ni al talón, en esta hornada meto a muchos consagrados con grandes premios.
Es un placer haberte descubierto, y poder leerte.
Un abrazo.
Nerea.

Anónimo dijo...

me a/cercas.

BRUXINA dijo...

espalda, beso, boca, alma... estupendo, adecuado trayecto, ligero el equipaje, camín de la libertad.
Un abrazo, señor Kenit ;)

Anita Noire dijo...

Creo que en algún momento, la punta de la lengua hizo diana en el recodo de la clavícula. Bueno, sólo lo creo.