miércoles, 18 de diciembre de 2013

HUECO.



Concluida una historia muy larga,
tantas veces a esta hora en este día,
la esquina que daba a la ventana,
el pan blanco, dos platos,
dos vasos.
De cierto no sé cuánto tiempo,
viendo avecinarse el futuro,
hasta que un día la casualidad
se detuvo,
y fue más amplia la luz,
más difuminada la penumbra,
más solitario el hueco,
sin nada,
en silencio,
aquella hora repetida,
miles de veces.

2 comentarios:

Pepe Cabrera dijo...

Siempre un placer leerte.
Feliz año nuevo, que venga cargado de buena suerte.
Un abrazo

Kenit Folio dijo...

Un abrazo, Pepe.
Gracias.
Feliz año también para ti.