lunes, 10 de marzo de 2014

MILES DE VECES.



Concluida una historia muy larga,
tantas veces a esta hora en este día,
la esquina que daba a la ventana,
el pan blanco, dos platos,
dos vasos.
De cierto no sé cuánto tiempo,
viendo avecinarse el futuro,
hasta que un día la casualidad
se detuvo,
y fue más amplia la luz,
más difuminada la penumbra,
más solitario el hueco,
sin nada,
en silencio,
aquella hora repetida,

miles de veces.

No hay comentarios: