miércoles, 17 de septiembre de 2014

DISTANCIA.





Después de tratar de entenderlo, pude resumir esta teoría:
Dos puntos que se atraen no tienen por qué elegir forzosamente la recta para encontrarse aunque sea el procedimiento más corto. Los hay que prefieren el infinito en un afán inconsciente de hacerlo inalcanzable.

No podría decir cómo era el día, nubes muy altas y lisas con ese gris uniforme, y los primeros fríos de septiembre. En aquellas primeras horas de la mañana algo de rocío.

El sargento del puesto se alejó con el dedo en la sien, girándolo de un lado a otro mientras miraba a los otros compañeros: “Está como una cabra”.

Los buzos bajaban y subían.
Había arneses colgados de una pértiga de grúa improvisada con una roldana de la que también pendían cuerdas que casi no se sabía hasta dónde llegaban. Y aunque nadie veía nada yo veía unos ojos allí, observándome, detrás aquel verde que alguien parecía alumbrar desde el mismo fondo del abismo.

Yo le había dicho ayer para zanjarlo todo, lo de no me toques los cojones más, y me había ido huerta abajo haciendo ruido entre los tallos del centeno como un verdadero zorro. Huía de mi mismo.

Mis manos estaban esposadas a mi espalda mientras miraba hipnotizado aquel rastro verde del agua.

Hubo un día en que me fijé en ella más que otras veces, como si hubiera llegado de un largo viaje, como si de repente la hubiese visto por unos instantes a cámara lenta igual que una flor que se marchita en unos segundos.

Ella y mi referencia temporal en aquellos ojos cansados y tristes que ahora me obsesionaban. Sólo por ella había pasado el tiempo. Yo estaba ajeno a mi envejecimiento. No existía el tiempo para mí.
Ese día empezaron los insultos.


Entre la penumbra verdosa del agua empieza a verse la forma nítida de una sombra y dos brazos abiertos.

No hay comentarios: