lunes, 20 de octubre de 2014

PAISAJE INDEFENSO.



Dos sombras.
Entre las sombras una penumbra indefinida.
Todos los días recurro a mi escondite.
Nidos a los lados con no sé cuántos corazones. Entre tantas posibilidades de felicidad tiene que existir alguna desdicha.
He abierto mi puerta.
Encuentro mi olor, y cierro.
Todo mi territorio desierto.
Y de vez en cuando un espejismo.

1 comentario:

Poma dijo...

Me ha gustada mucho ¡¡