martes, 28 de abril de 2015

MUCHAS VECES LA MARIPOSA LLENA DE NIEVE.


MUCHAS VECES LA MARIPOSA LLENA DE NIEVE VENIA POR LAS NOCHES Y SE PONÍA A DAR VUELTAS ALREDEDOR DE LA LUZ DE LA COCINA.

Estuve en el centro para recibir consejo vocacional y formación relativa a cómo andar con las manos con trozos de madera, pulir, cortar por marcas de lápiz, y sobre todo cuadricular a ángulos de todas las dimensiones. De la madera no saqué nada, luego fue con la hojalata, con el cableado fino de hierro , con el plomo haciendo ventanales policromados de colores hermosos. Y ahora me llamaban para recibir las últimas explicaciones y saber algo sobre si sentía o presentía o me sonaba la más mínima sensación de algo vocacional para poder decidirse y ponérmelo en la hoja, ya sabes cómo es eso, este vocaciona por esto y le puede ir bien con esto y esto. A poco me da un colapso nervioso como hace dos años que me llegaron a dar psicoterapia para remediarlo, y luego de aquello dos periodos psicóticos, y miedos que serían largos de relatar. Engordé muchos kilos por el tratamiento que a la noche me dejaba alelada casi con el labio de abajo caído algo mostrenca, mis sobrinos me tenían miedo algunas veces, otras se reían si estaban juntos.
Aún consigo darles a todos una historia concisa de mi persona, de mis hermanos y hermanas y de mi padre, y del primo disminuido, algunas veces contesto con cierta precisión de mis pensamientos creíbles, de los increíbles, se los cuento a mi forma, con lo cual sospecho que son mas increíbles aún. Lo que más desconcierta al personal son mis visitas a mi casa, a cualquier hora tan perturbadoras y diferentes con ese presentimiento de que mi madre me acecha. Tengo la sensación de que no soy deseada. Sé que mi cuñado se aprovecha de mi cuando estoy sola y procura llegar cuando hay mucha mas soledad de lo normal. A veces me deja tirada ahí y se va como se vino, considero que se arrastra por la moqueta y se va como una rata porque apenas si lo siento marcharse.. 
Ahora estoy aquí a las cuatro de la tarde para recibir este consejo, no sé que habilidades tengo, a veces muevo mis manos muy bien, o a veces con las tijeras hago figuras con las paginas medias de una revista, lo que muevo bien son los pies, a veces, sentada mis pies en el suelo como si bailara
por no sé que instinto y ritmo para moverlos, a mi me parece que suenan a algo que no identifico aún, como si me tecletearan algo que me quisieran contar.

No hay comentarios: