lunes, 20 de abril de 2015

UNA HISTORIA PEQUEÑA QUE HAY QUE CORREGIR. LA HABÍA ENCONTRADO PERDIDA.



Si nadie viene
a quién he de decir cómo terminará hoy el día.
El estío de la tarde con ese sol que veo.
He de describir mis desdichas on line
hablar de mi, compartir mis estados ocultos
mis pensamientos
dentro de tanta soledad.
.
Habla el agua de  lluvia que sobra sobre los caminos,
le importa acaso cómo se desliza en forma de coleta
y a dónde va y cómo es de trasparente.
Cuándo se calmará su impetu.
Y a la mariposa que visita tu ventana
sin nada sobre el cristal,
acaso ha ido a mirarte, le importan tus ojos
quietos en ese punto imposible.
.
Me emociona como sufres acaso
y el desencanto horrible de una de tus ausencias
Me interesan los poemas que me cuentas
cuando esperabas la noche por su lado triste.
.
De qué la luna en su vuelta oscura que no ves
tú estado del alma, a quién lees
a quién escuchas, lo que comes, lo que bebes,
lo que vistes, a quién amas,
las imágenes que expones de tus seres queridos.
.
Y si desapareces me enteraré de que no estás ahí,
seguirás viva aún por un tiempo,
aparecida tu cara una vez más cuando despierto.
.
Qué absurda disciplina y a quién conozco,
de tu interior que tengo en mi que me haga sentir
que me faltas en un momento de angustiosa pausa.
.
De qué forma se va el humo
lleno de silencio,
le aflige acaso que no sepan
si es hermosa su forma sinuosa.

No hay comentarios: