miércoles, 18 de mayo de 2016

NANA.



Me apetece siempre poner qué.
Qué sería.

Y cómo, en el sentido de cómo es.
Debes de llevar tiempo ahí, preguntándote.
De qué forma.
En qué situación.
Con qué palabras darás hoy esa noticia.

Un día alguien abrirá nuestros cementerios
y les llamará catacumbas.

O estaremos en el humo que queda al quemarse las flores.

Palabras que debes decir llenas de sentimiento.

Qué sería del mar sin esa luz que te parece el abismo.
De que sirve llorar sólo.
O tirarse al vacío.
En el último instante qué sería de nosotros.


No hay comentarios: