sábado, 4 de junio de 2016

LAS MAÑANITAS.




La parte de amor que debe llevar mi historia me parece inconsistente. La quiero tratar con sutileza, que no signifique nada sobre la trama principal completamente trágica. Sucede en una solitaria mañana de sábado y los dos deben abrir los brazos después de un largo tiempo sin haberse visto. ¿Cómo he de describir esa situación? Acaso mi escasa experiencia en encuentros amorosos podrá enfrentarse a tal desafío? En realidad todo lo que se relata sobre el amor es una jodida mentira.

Colocarle aves a la cosa realza la situación. Un atardecer. Una terraza miserable, tal vez.

Cursiladas así.

Deja el inconsciente vaivén de tú mano y, mientras, mira a la ventana llena de vencejos, y las sutiles sombras que deja el atardecer paseándose, lamiendo nuestras caras, así de pesadas y robustas, hercúleas sobre la cal de la pared, llenas de vida sombría, porque son sombras caprichosas y se mueren con la luz.
Tócame y cerraré los ojos, sáname, dame sal, bocanadas de yodo, sorbe amoniaco como si fueras Satanás y disuélveme como a un azucarillo, digiéreme.

En realidad sólo había tres macetas de geranios. Al regresar a mi habitación la historia ya se había desvanecido. Alguien me había cogido suavemente del brazo para llevarme hasta un sillón que daba a una galería, y de la galería a un amplio valle verse, a mi lado, mis compañeros aparcados en simétrica batería bajaban la cabeza sobre su pecho con las comisuras de sus labios llenas de humedad, y las manos como muertas cruzadas sobre sus piernas.

En realidad nadie sabía que estaba pensando unas frases de amor para endulzar la parte trágica de aquella mañana de junio, la parte leve,de un relato demasiado largo.

A ella la veo acercarse lentamente con aquella sonrisa tan hermosa.


No hay comentarios: