lunes, 12 de septiembre de 2016

GARBANZOS.



Le dije para cambiar de tema ayer vi en un documental de la dos que hay mundos como el nuestro que ya están muertos desde hace millones de años. En realidad le quería decir que cerraban por derribo ultramarinos La Antigua, pero no le dije eso para no deprimirla más. No sé si soportaría no poder comprar nunca más garbanzos chamad y estar allí minutos y minutos hablando de cosas intrascendentes.

Si te ibas.

Si te ibas. Según mirabas sus espaldas te dabas cuenta de lo qué era el cansancio o las pocas ganas de vivir. En algún momento las cortinas la taparon como si fuera una aparecida movidas por una leve brisa de aire.

Sí.

Ella seguía allí en la ventana esperando no sé qué, sabía de sobra que nuestro hijo no iba a volver.

La ventana había quedado abierta, llevaba días y días como si fuera un homenaje.

Si te ibas.


Si te ibas, los visillos aún adivinaban su forma llena de vacío.

No hay comentarios: