sábado, 4 de febrero de 2017

EL NIÑO DE FINDE.


Tengo una espumadera en la mano de esas de malla fina, como las caretas que se ponen los de esgrima. Le digo, espumadera, no me jodas ahora, ¿vale? La pota cogida con una bayeta por las asas para no quemarme, debajo la espumadera, y debajo de la espumadera otra pota limpia de color orinal blanca, y voy vertiendo, sale un humo espeso que me empaña las gafas, y despacito, la espumadera cumple con su función social de espumadera, queda todo allí esparcidito. Apesta hermoso a caldo de garbanzos kabulillo. Como que al niño parece gustarle y les da vueltas alrededor del plato a las lentejas de ayer. Parece ser que no las quiere, y que las deja. Qué las comes por tu madre. Así que me le agarro el flequillo de Tintín, le pongo la cabeza hacía la lámpara y le embuto, esto pa tu puta madre, y esto pa tu abuelita de la parte de tu puta madre. Le dan aquellos vómitos y se le ponen los ojos al rojo, se tira por el suelo a patalear. Y fue el designio que la lavadora le da el chasquido al centrifugue y da aquel salto como si la hubieran cargado de dinamita aflojándose la puerta, saliendo toda aquella agua de color violeta como si fueran las babas de un alíen, mientras el niño reptaba hacía la puerta en busca de la libertad.

No hay comentarios: