sábado, 28 de enero de 2012

PARA TI.


Cómo podría conseguir que una posibilidad se convierta en realidad sabiendo que hay una sutil diferencia entre lo posible y lo probable.
Sin  ninguna opción prevista para que ocurra un resultado.
Todo lo lejano tiene que ver con la ausencia, el peso en el corazón, en la cabeza un teatro de guiñol, y siempre su cara.
Ir diciendo: te quiero, te quiero.
Y luego mirar y oler, contemplar lo abstracto, la silueta de los bordes, lo posible que ha quedado del ser que amas.
Sabiendo
que ningún  fenómeno real ha de cumplirse en ese instante sobre todos los objetos tocados por sus manos, sobre la piel que te  cubre que estuvo sobre su piel. O sobre el aire  sospechar brazos abiertos transformando  volutas imaginadas.
Todo lo que sucede ahora bajo la luz ambigua es la posibilidad que esperas: detalladas apariencias, un hueco dentro de tus manos.
Lo cierto es que en el gesto de un abrazo no hay probabilidad de suceso si uno de ellos está  ausente. Al menos no hay nada escrito sobre ello en la teoría del conocimiento.
Sin embargo, quién puede asegurar que no haya laberintos dentro de  las sombras.
No sé qué decirme.
Sabiendo que aún no está el ser que amo,

sólo es posible cerrar los ojos y recrearme en la aventura.

6 comentarios:

delia díaz dijo...

Kenit, cuando tu lado agreste me golpea con dureza, me gusta... he de admitirlo, tus letras afiladas y descarnadas me estrecen

y cuando tu lado de terciopelo de alcoba caliente me acaricia, también me gusta, he de admitirlo

ese abrazo tuyo que queda en el aire como suspendido, hermano de este beso mío que no te llega, pero sé que se siente

Anónimo dijo...

posiblemente estes enamorado, ha sido bueno encontrarte, yo tengo ausencias que me matan.
Seila.

BRUXINA dijo...

señor ke, lo sabe usted... en la teoría del querese y abrazase y volvese a querer, no hay leyes ni conocimiento ni fórmulas de mas, nada más que nada es todo un mundo, y no existe nada más escrito que lo que tu escribes.
Aún así, y esos laberintos de sombra, que guapo ye querese, coño !

ana dijo...

Es precioso.
Gracias por dedicar NOS
el poema.

Humberto Dib dijo...

En esta vida me malacostumbré, tal vez, pues siempre hice posible lo probable. Soy un fervoroso creyente, como verás.
Ya estoy entre los 67.
Un cariño.
HD

Bosie Douglas dijo...

Tal vez lo que parezca un escape, como recrear el deseo en una sucesión de imágenes mentales, se convierta en la única posibilidad real de lograr lo que soñamos. Ironicamente =) Abraxo!!