miércoles, 29 de febrero de 2012

EL RECUERDO.



Si te queda el recuerdo,
aún cuando te mueres, te estás  gestando.
Y creces mientras respiras.
De todos los abrazos hay uno que te impresiona,
la previa contemplación
nada que se parezca a lo brusco
a los incomprensibles olvidos.
La mano que sobre tu espalda se arrastra,
como limpiando las cosas.
Hubo una reflexión antes de abrazarme a ti,
estuvo lo tenue, el silencio en su apogeo
y un instinto
sin preocuparme por el previo concepto de las partes.
Sólo un instante,  el olor de tu cuello,
una sombra verde sobre tus ojos
el efluvio infinitesimal de una rosa, mi cabeza sobre tu hombro
la primera vez de estar abrazados.
Y al separarte  aquella sonrisa,
en forma de posesivo contagio.
De todos los abrazos siempre hay uno
excesivo en sus efectos,
absoluto,
en su  previa contemplación,
sin fecha para el olvido
indemne para el recuerdo.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Te gustan los misterios?

KENIT dijo...

Gracias por leerme.

La abuela frescotona dijo...

querido Kenit es verdad, hay abrazos que parecieran sujetarnos el alma, de perfectos que son en la entrega, esos nunca se desprenden de nosotros en el recuerdo..
saludos

BRUXINA dijo...

una entrada preciosa, Sr.Ke !!!