martes, 16 de febrero de 2010

EVANS SCHULTES


Esta mañana al levantarme descubrí en mi pequeña terraza a Richard Evans Schultes. Estaba de espaldas, y entre la penumbra que producía la luz de mi habitación vi como manipulaba unas hojas de geranio. Sentía el sonido de su pequeño mortero machacando las hojas en un cuenco de madera. Cogió hortensias y algo que llevaba en los bolsillos y revolvió el ungüento. Vi como se daba la vuelta y en dos pasos estuvo ante mí. Desde mi cama aprecié sus pequeñas gafas y sus largas manos emponzoñando un dardo.
En el bolsillo de su chaqueta asomaba una pequeña cerbatana. La sopló ágil y el pequeño dardo se incrusto sobre mi vientre. No pude apreciar más. Me encuentro aquí paralizado, con los ojos abiertos, sin poder moverme. Mientras mi gato olisquea mi cara.

No hay comentarios: