viernes, 19 de marzo de 2010

LILIT


Yo soy Lilit, la esposa orgiástica que descubrió la noche.
La que puso sobre su cuerpo desnudo una cadena de diamantes.
Y se paseo entre bancos vacíos y farolas llenas de luciérnagas.
Yo he aplacado la soledad de corazones repletos de agua.
Y he dado vida a murciélagos rotos por las ramas.
Y he mirado en el fondo de los vasos ojos hechos con pintura negra.
Con otros Ángeles del mal he deambulado,
surcando senderos con forma de cuchillo.
Buscando bocas abiertas de ansiedad y faltas de alimento.
Baje por oscuras callejuelas, entre hojas de arces rojas y amarillas.
Rampante y silenciosa con los pies desnudos.
Y ofrecí la eternidad de mi cuerpo escuchando maldiciones.
Di de mamar mis pechos a seres desdentados.
Destilé la esencia de las almas que ya no vuelan por las nubes.
Regale llaveros y relojes a la muerte.
Y acaricie con mi boca la verga del demonio.
Yo soy Lilit y nunca muero. Jamás mi cadáver será encontrado.
Llevo una cadena de diamantes y, soy invisible entre el violeta.
Estoy tan llena de amor que la maldad me sale por los ojos.
Si me ves de lejos en la noche,
mi sombra contoneada es la propuesta.
Si me deseas y me amas ven conmigo al callejón de los equilibrios.
Y busca a tu querida y despídete de ella.
Te ha dado placer la propia muerte,
arrinconado contra un anuncio lleno de proclamas.
Y tú alma quedará penando por los siglos de los siglos.

No hay comentarios: