domingo, 2 de mayo de 2010

CAMISA DE FUERZA




Los motivos de mi ingreso fueron literalmente por hiperactividad generalizada y sobreproductividad errática. Lo que está claro es que mi actividad motora se ha incrementado exponencialmente, lo mismo que mi irascibilidad. Puede decirse que soy un perfeccionista en el sentido más amplio de la palabra, mi actividad incansable me permite el orden total de las cosas, de todo lo que me rodea. Siempre me ha excitado el éxito, los símbolos materiales, considero que el dinero es de vital importancia. Así se lo he hecho saber a este palurdo que me escucha y que me irrita. Sólo basta ver el estado irracional que le rodea. El desorden geométrico de todos sus objetos, que no guardan ninguna relación entre sí, ni en colores, ni en formas, ni en dimensiones. Y no es una pulsión lo que digo. Se debería saber que el universo es un estricto orden, todo debe suceder por un esquema prefijado: la muerte y la vida son así. No quiero escuchar, ni quiero sentir, quiero ordenar, necesito mis manos libres para que todo sea perfecto, y simétrico respecto a mis ejes imaginarios, -esos ejes van conmigo- y sólo pido que me quiten esta camisa de fuerza, para proseguir ordenando todo el caos que os persigue y os destruye.

2 comentarios:

eva-escort madrid dijo...

Lo sabia, sabia que eras un lobbie, amigo íntimo de los banqueros y hermano de una gran corporación, a poder ser de petroleo, tienes amigos "influyentes" en el gobierno, pero pese a todo esto, pese a que crees que eres un ser superior, solo eres un enano que tiene necesidades fisiológicas lógicas como cualquiera y mucha palabrería para adormecer los cerebros de los incultos pero honestos trabajadores de la vida.

KENIT dijo...

Gracias por leerme, Eva.
Un beso para ti.