jueves, 3 de junio de 2010

PROCESIONARIA


Si ves germinar algo, piensas que es un milagro; y todo lo que corre o repta por el suelo puede serlo también.
El jueves pasado baje a los pinares de la Hondonada, había dos años que no pasaba por allí, desde lejos se ve tupido, y según vas bajando la cuesta hacía Zenón, empiezas a oler la resina fresca. Allí hay mucho pino piñonero, negrales y blanquillos, bastantes donceles, y algún que otro pino real. Cuando vas caminando por el suelo pisas la aguja marrón que suena bajo tus pies como si estuvieras cortando pan recién salido del horno. Cuando llegué a la parte frondosa del pinar me quedé extrañado al mirar sus copas, se veían los bolsones con su envoltura blanquecina como de tela de araña completamente compacta, con forma de huevo, colgada de la rama principal o de los salientes más extremos. Cuando me seguí adentrando empecé a comprobar por los recovecos del suelo aquel desfile singular de procesionarias. No podría evaluar la cantidad de metros ni la cantidad de hileras que zigzagueaban sobre el seco mullido, comunicando entre sí todos los tallos de los pinos afectados. Su orden era estricto: las podía observar en una zona limpia de aguja, casi en línea recta, sin la más mínima separación entre la cabeza de una y la cola de la otra; las procesionarias iban reptando a un ritmo lento y metódico; al acercarme a uno de los pinos observé que la comitiva ascendía por el tronco, y se iba desplazando hasta aquel nido, elevado, recubierto de un envoltorio de tupida tela blanca. Todos los pinos habitados por aquel extraño nido tenían la mayor parte de las agujas de un marrón oscuro; (en algunos ya era el color pardo del árbol seco), llegando casi hasta la base del tallo. Sobre la copa del pino, la fina tela que lo cubría estaba deshilachada por el viento, dejando ver su interior vacío, sin vida, sobre una rama abandonada y completamente muerta.
Es paradójico que al mismo tiempo que algo germina, algo tiene que morir en el entorno, y una gran parte de todo lo que corre y repta, para sobrevivir debe parasitar entre la sabia o la sangre
.

2 comentarios:

Loreto dijo...

Espero que ahora que me ha dado por germinar a todo trapo, no seas tú lo que tenga que desaparecer de mi entorno. Kenittttttt vuelve!!!!

KENIT dijo...

No me iré, Loreto. Un Abrazo grande.