sábado, 11 de septiembre de 2010

LA VERDAD, NO SÉ LO QUE QUIERO DECIR.


Soy un animal lunático, tengo esa sensación de que la casa estuvo vacía mucho tiempo y enciendo la luz despacio. Una luz no se puede encender despacio, la enciendes o no.La he encendido. Me fui por la mañana, y ahora al regresar tengo la impresión de que no he entrado aquí desde hace años. El viento estuvo moviendo los visillos hasta la saciedad. Si has entrado detrás de mí podrías sentarte, esta es tú casa, huele como si hubiera vivido un regimiento de gastadores, y no me recuerda a nada, verdaderamente no sé por qué regreso aquí todos los días, para contarte las mismas cosas, y dejarte pasar hasta el vestíbulo, y decirte, ponte cómoda, y dime como te ha ido el día, sinceramente, hablar contigo es desesperante, nunca me contestas, y la cosa se pone fea en luna llena, suelo arrastrarme por el pasillo porque quiero desaparecer y tengo ataques de pánico. Tengo miedo a que sea verdad, y que estés ahí sentada, no quiero volverme, me quedaré aquí contra la pared, me ayuda a no recordar nada, volver a verte sería insoportable.

No hay comentarios: