sábado, 25 de septiembre de 2010

PUES NO SÉ CÓMO TITULARLO.



La luna tenía esa forma que tiene cuando pasa detrás de las nubes, no sé si te acuerdas.La mañana se había detenido en un hospital así, de repente, son cosas que pasan. Todo se para cuando lo que te importa se queda aparcado, allí, en la octava planta.

Si has sido toda la vida un caníbal, dar flores ahora no merece la pena. Es como llevarle flores a la tumba si en toda la vida no le miraste ni a los ojos. Yo compré dos periódicos y una revista y entré con flojedad en las piernas. Desde que te dan ese aviso tienes el estómago como si estuvieras enamorado. Pero es otra cosa.

Cuando sales como que las cosas son diferentes. Hubo como luna y esa humedad que tienen las mañanas. Llevas la noticia dentro de ti y parece que vas más sólo (a eso le llaman ir acompañado). Todos llevamos el suicidio dentro. Antes o después aflora, aunque en los momentos felices no puedas ni creértelo. Lo llevas ahí, es como la solución final. Y si encima la luna está como estuvo, hoy la cosa invita.

Ahora mismo tengo las manos muy frías.

1 comentario:

MagaRl dijo...

Las manos muy frías, y el corazón tiritando...