viernes, 12 de agosto de 2011

DIMENSIÓN.


Estuve preocupado antes de posar el pie, luego el otro pie. Reflexionaba si era conveniente ese riesgo de no sentir sustentación, esa sensación de apoyo que se presiente previamente. Sé que mi estado requiere una consulta urgente. Es todo tan real que no sé donde termina mi alucinación. Una angustiosa y metódica deformación de la realidad, pero en realidad qué es la realidad. Ahora mismo medio cuerpo está hundido en el suelo de mi habitación y nadie acude a mis voces, son instantes en los que agito mis piernas ocultas en otro submundo, hasta mi pecho quedan escasos instantes, unos centímetros si es espacio, unos minutos si es tiempo, mis manos no me sustentan. Esta vez no es un cuento, no es un sueño. Definitivamente , ya tengo medio cuerpo en otra dimensión.

No hay comentarios: