martes, 11 de octubre de 2011

EN EL 1996.


Yo no sé si recuerdas el último beso que has dado. Algunas veces la boca así o asado.
¿Usted sabe qué ese eso?
Tengo algo con el año 1996 que no lo recuerdo. De los otros repaso hasta donde creo que son.
Del 96 hacía atrás.
Del 96 hacía adelante.
Hubo situaciones frenéticas de amor. Bocadillos de sardinas. Flores silvestres. Y atardeceres.
Por decir algo. Olores.
Me llevo la mano a la boca según voy, me la tapo, y me huelen los dedos al 1996, pero no lo recuerdo. Tal vez cierro los ojos para no abstraerme, y espero con la boca relajada en un gesto, esperando, pero ni un roce del año 1996.
De otros años, del 1983, por ejemplo, cuando el mar subió tanto en el mes de Junio. Veo los peces muertos, las bocas abiertas al final después de varias veces abiertas, quedando abiertas, los ojos llenos de sangre.
Te amé de pie, eso lo recuerdo, no sé ponerle el año.
Y un día muy miserable en que tuve que pedir para el tren en una ciudad que no había tren.
Te había amado de pie.
Dicen que vas perdiendo la memoria de los años en desorden, aleatoriamente.
Pierdes todo el amor que había en ellos, y quedas descolocado. Con que te falte una año se pierde la cadena.
Lo intento pero no debo poder, porque lo intento.
Ya.
Ni estoy fijo que pienso en el 1996.

2 comentarios:

Bandada de palabras dijo...

Es precioso, Kenit.
Algunas pistas, por si ayudara, http://es.wikipedia.org/wiki/1996... aunque hay a~os que es mejor dejar ir.

KENIT dijo...

Sí, no es mala idea tu enlace. Un abrazo.