domingo, 19 de febrero de 2012

A NO PODER RESPIRAR.



En el 1.988 hice gestos con la cabeza, hasta ese punto en que decía que sí y que no a la vez. En el 88, estuvo aquella inglesa  -se llamada Anthea-, que dibujaba paisajes sobre paredes blancas, y arrojaba todos los colores, y gesticulaba con sus manos poseída
de fuerzas misteriosas, y se acariciaba el coño con un dedo manchado de azul mientras me miraba con lujuria
sin poder tocarla.
En el 1.988 ya avanzaba sobre el tiempo de forma sinuosa y obsesiva.
Si pudiera irme me iría al 90 de repente, sin sufrir.
En el 88 bombardearon a niños ya muertos, y se crearon las enfermedades.
Me abracé por primera  escrupulosamente a mi mismo, por primera vez con mucho miedo en el 88, y tuve terror a salir a la calle.
Por primera vez comprendí que ya avanzaba hasta la muerte por el 89, y en lo sucesivo. Reconocí el vértigo.
Y pisaba escarchas en el turno de noche.
A finales del 88 Anthea tenía el coño de todos los colores y era más arrogante aún.
No había nada sobre la pared que no tuviese un color y formas imposibles.
A finales del 88 me encontraron ausente una noche, por primera vez.
Sobre mi estomago derramados tubos de colores,
y formas de dedos alargados arrastrando el arcoiris.
Pretendo decir que no hubo otro año, al fin y al acabo nada es progresivo.
Si cortas algo en dos, debes decidir qué parte eliges.
Un año tras otro, tal vez nada sea de repente.
Pero hay un preciso instante en que algo se rompe en dos partes,
y en el 1988 elegí la más absurda.
En el 89 fue Lousse, y su manía de atarme por los brazos,
desnuda sobre mi boca,
y  esa angustia a no poder respirar.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

volveré mañana a leerte, porque tienes que seguir sucediendo de esta forma, para mi egoísmo.

Anónimo dijo...

¿Me quieres abrazar?, ahora en el 2012. Lo deseo.
Nunca te amarraré ni brazos ni piernas.
Mónica. Has de buscarme.

KENIT dijo...

Gracias por leerme.
Mónica, no puedo buscarte. Ando muy cansado.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Veo que eres un cobarde.
¿Nada para el 2012, entonces?
No te torturaré.

Ina dijo...

Yo no había ni nacido. Pero oye, si que pasaron cosas ese año!
Un saludo.

Bruxina dijo...

:)