lunes, 9 de septiembre de 2013

MEMORIA.



Quedará testimonio de mi. Las huellas.
Un día golpeando algo contra algo. Arrastrando, hurgando.
Todos los años, años anteriores, años posteriores.
Me rodearon personas que también lastimé con mis dedos,
y de forma indeleble, invisible, con mis actos.
Testimonio en mi, en mi cuerpo, si abro las manos,
si abro los ojos,
y ves mis pupilas y el contorno,
mi forma inclinada, los pasos asustados y difíciles.
De mi no quedará nada en ti,
absurda soledad de arrojarme a la calle en las mañanas
abriendo una puerta.
Los lugares que visito despoblados,
las ruinas.
Y mis pies arrastrándose desde este lugar
donde empieza a perderse la memoria.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente. Sin duda.

Anónimo dijo...

uuuh eres genial , muy hermoso lo que escribes
Abby