lunes, 6 de enero de 2014

ESPERA.




No has de morir sin un último recuerdo.
Sin rastro de mi vida, nada para guiarme, en un ficticio retorno.
Perdida la costumbre de abrazarme a ti por la espalda,
en todos los tiempos en que cansado y sólo
de cualquier regreso, en que por costumbre,
buscaba tu silueta.
Las piernas son para eso, te acercas,
las manos en el contorno de ti,
y los ojos casi cerrados para soñar
que percibo el calor que me daba tu compañía.
Abierta la puerta para alejarme
retornar a la ausencia, al conocimiento,
como antes de un fusilamiento la última brisa sobre tu cara.
Ayer no estabas, sólo la luz del día,
la sombra del día con su luz, otra luz.
Caminar y recordar, pasos con su lentitud,
el olor que desprenden las cosas,
y luego, por unos instantes,
sentarme a esperar,
por si volvieras.

3 comentarios:

Steppenwolf dijo...

Solo vuelven los recuerdos y la brisa en la cara. Bien, Kenit.

Poma dijo...

Como siempre un placer leerte.
Felices Reyes, Kenit.
Pometa

Kenit Folio dijo...

GRACIAS.