sábado, 25 de enero de 2014

LEJANÍA.



Dentro de años, es la lejanía.
Incluso.
Dentro de un año.
Dentro de tres semanas, o de cuatro.
Sin atribuirlo a nadie en concreto.
Ni tan siquiera a un extraño sueño.
Real.
Dentro de unos segundos,
el miedo
otra vez.
Abrir y cerrar sin detenerte
tiene su parte de vacío.
Dentro de un instante otra vez
-apriétame-,
vuelve lo inmenso
y lo percibo.

No hay comentarios: