martes, 14 de enero de 2014

TÚ.




Nuestro primer lugar debajo de un árbol,
jugando con cosas que podían dar vueltas.
A veces, también redondo el sol, sulfatado de añil.
Me amas porque me miras así, y en tus pupilas,
existe un lugar para perderse. Lo sé.
Un pantano gris lleno de tardes cálidas,
y tardes frías.
Mi mano te viene grande, rozar tu espalda,
ser leve, permanecer casi en tu piel un instante.
Nuestro segundo lugar donde atardece,
sin nada qué hacer, sólo tiempo y tiempo,
sin medida,
acostados en el vacío lleno de equilibrio
sin querer volver
al país donde la gente llora.


No hay comentarios: