jueves, 25 de septiembre de 2014

LUGAR.




Mi especie anda descosida. Ves los murciélagos,
así
pero andando.
Y me dan miedo,
-el pensarlo es un estremecimiento-.
Pero a veces camino hasta un acantilado que tiene mirilla,
y me dejo llevar,
viendo las aves que vuelan bien
abriendo las alas simplemente.
Llego hasta aquí al atardecer
para quedarme quieto e invisible
adivinando que ponen las nubes antes de irse.


No hay comentarios: