lunes, 1 de diciembre de 2014

MAITE.



debo asegurarte que  he perdido
el recuerdo
en el noveno paso
pero podría describirte los muros
de la vieja Sippar
por un prodigio.

Lo ves en mis ojos
si te acercas
las calles tortuosas
y los guerreros
los muertos anónimos
esparcidos
pisados por los caballos.

Ayer
dentro de mis brazos vacíos
recordaba a Maite
y una huella delante de mi portal
muy antigua.
                 
                    (De lo inmediato
                    te digo).

Fue imposible
qué dedo era 
aquel rastro sobre mi espalda
qué laberinto dibujó
hasta crearme una herida.

Fue imposible en Mayo
el olor a rosas de cheddar
rosales de Alejandría
flores de Bach.

Si Maite ya no está
amor tantas veces
tantas veces 
en mi
toda la noche desbordada
por un abrazo
lleno de oscuridad.

Qué debo hacer ahora
con esa figura invisible tras los visillos
que quiere entrar dentro del viento
siempre aquí
siempre sin Maite

y casi el vacío.

No hay comentarios: