sábado, 17 de enero de 2015

COMO ERA.




Yo me pensaba que tu “clítoris”, era como un tallo incipiente de helecho, sobresaliendo de la escarpada, entre piedrecitas de cuarzo. El autobús vibraba y facilitaba mi erección y si a eso se sumabas el pensamiento. Que no pensaba en el hambre, o en el dolor de mi hermana que a veces le daba por soñar que era reina. Al abrir la puerta el autobús gimió mientras paraba, y yo estuve por la acera caminando hasta tu portal lleno de oscuridad y de olores y al subir los tendales llenos de banderas con mangas y el zureo de palomas o los gorriones. Sobre las doce de la mañana me vi entre tus piernas y el sabor era a jengibre y pude mojarme los labios porque tenía sed, la luz era por la ventana de tan alto el cielo como era.

No hay comentarios: