lunes, 27 de abril de 2015

POR LA MAÑANA TE ENCUENTRAS COSAS DE AYER.


POR LA MAÑANA TE ENCUENTRAS COSAS DE AYER,
Y TE PROPONES SEGUIR OTRO DÍA. NO SÉ CÓMO EXPLICARLO.
ES COMO SI FUERA UNA OBLIGACIÓN.

Pasaría algo si las palabras escritas fueran disueltas por la lluvia,
habría más cantidad que hojas caídas de los árboles.
Se harían nidos los pájaros.
estarían escritos los lagos,
o el mar hasta donde el cielo abarca.
.
Seremos aparentes arrojados al espíritu de un bosque,
renaceremos entre la hierva reseca posándonos  sobre el sesgo de una piedra.
.
Existe el momento exacto en que algo cambia. Y cómo es.
Será   un día anónimo al atardecer ese suceso:
sin existencia, si la espera del  tiempo, 
sin ninguna dimensión que nos ubique.
.
Y qué quedará de ti y de mi.
Persistirá nuestra imagen emergente y difuminada como el humo,
y sólo el acto del recuerdo de los que nos amaron.
Se pierden para siempre la mano arrastrada sobre  nuestra  espalda,
la caricia que calmo el cansancio
los dedos que nos dieron la comida.
El sorbo tembloroso sujeto sobre nuestros labios
para aliviarnos la sed.
Y todo el amor, a dónde ira, de qué forma permanece.
.
Y las palabras al fin también disueltas
sin que nadie  proponga  deletrear nuestro nombre.

No hay comentarios: